Qué bien le sienta el otoño a la arquitectura cisterciense